Esta es un casa . Vacía. Sin vasos ni cubiertos. Es una casa abandonada. Un espacio no tan personal. Están todos invitados a esta cena de todos y de nadie. Entren y no sean civilizados. No importa ser o no ser demasiado. No siembren. No dejen nada al salir. O dejen todo, al final nunca recordarán estas paredes sucias. No podrán regresar a este jardín de escombros y luces .Y nunca les pertenecerá. Un día será de alguien a quien tampoco le importen demasiado los floreros vacíos. El último en cerrar la puerta será el silencio.

Anuncios